Historia mitológica griega de Ulises

Ulises (u Odiseo) fue uno de los héroes legendarios griegos que aparece citado por primera vez en la Cipria o Cantos Ciprios, primero de los poemas del llamado Ciclo Troyano.
Más tarde aparece en dos obras atribuidas a Homero , en la Ilíada, como uno de los protagonistas, y finalmente como personaje central, y al que da nombre, en la Odisea, obra en la que quedó inmortalizado .Posteriormente aparecerá en muchas otras obras.
Era rey de Ítaca, una de las actuales islas Jónicas, situada frente a la costa occidental de Grecia.
En la Odisea era hijo de Laertes y Anticlea.
Esposo de Penélope, padre de Telémaco y hermano mayor de Ctímene, según cuenta Homero había nacido en Ítaca, concretamente en el monte Nérito un día de lluvia (de ahí la expresión, para explicar su nombre “Zeus llovió sobre el camino”).
En otros relatos aparece Sísifo como padre de Ulises, que se habría unido a Anticlea en una visita a Ítaca y ubican su nacimiento en Alalcómenas (Beocia).
Una tradición asegura que Ulises fue discípulo, al igual que tantos otros héroes griegos, del centauro Quirón.
Un día en compañía de su abuelo materno Autólico, asistiendo en el monte Parnaso a la cacería de un jabalí ,este le hiere, dejándole una cicatriz en una rodilla por la que habría de ser reconocido ,años más tarde, a su regreso a Ítaca tras la guerra de Troya.
Se hizo amigo de Ífito , con él intercambió regalos, Ulises le regaló una espada y una lanza y a Ulises, este, le regaló el arco de Éurito (su padre), arco que solo podía tensar Ulises y que usaría años más tarde para matar a los pretendientes de Penélope.
Cuando llega a la edad viril su padre Laertes le entrega el reino con todas sus riquezas y Ulises se encarga de reconstruir su casa. Rico en tierras y en ganado, adquiere fama por su hospitalidad y por su respeto a los dioses, en especial a Zeus y Atenea (diosa que le protegería en innumerables ocasiones).
Atraído por la belleza de Helena, acudió como un pretendiente más al palacio de Tindáreo pero, al darse cuenta de las escasas posibilidades que tenía de conseguirla, decidió solicitar a Penélope, hija de Icario y sobrina de Tindáreo. Para asegurarse la ayuda de éste en tal propósito, le aconsejó que obligase a todos los pretendientes de Helena a jurar que respetarían la elección de ella y que defenderían al elegido contra cualquier agravio, evitando así disputas ulteriores que podrían ser funestas para el propio rey. Este, en compensación, obtuvo para Ulises la mano de Penélope(en algunas versiones, no obstante, se asegura que Ulises consiguió a Penélope al vencer en una carrera pedestre).
Con Penélope tuvo a su hijo Telémaco, y siendo este todavía niño se produce el rapto de Helena. Ulises tiene que partir entonces a la Guerra de Troya a en contra de su voluntad (inventó toda clase de tretas para librarse de ir a la guerra, fingió ataques de locura como pretender arar la arena del mar, pero Palamedes colocó a su hijo en la dirección en la que hacia el surco y el padre levantó la reja para no dañar al pequeño, demostrando de esta manera que no estaba loco). Antes de partir, aconseja a Penélope que si él muere, se case de nuevo cuando Telémaco alcance la edad viril.
Ulises pasará veinte años lejos de su Ítaca, los diez primeros años los pasará luchando en la Guerra de Troya y otros diez intentando regresar a Ítaca, pasando por números obstáculos.
El fin de la guerra de Troya sucede gracias al ingenio y astucia de Ulises que ideó engañar a los troyanos haciéndoles creer que se marchaban, dejándoles de regalo un enorme caballo de madera (el caballo de Troya). Este estaba hueco y en su interior iban los mejores guerreros que esperaron a la noche para sorprender a los confiados vencedores troyanos para luchar y así vencerles.
Al término de la guerra todos los reyes y guerreros griegos volvieron a sus casas. Ulises salió de Troya con sus hombres en doce barcos, todos con ganas de volver a su tierra. Ulises deseaba ver a su esposa Penélope y a su hijo Telémaco pero los dioses habían preparado a Ulises un largo y accidentado viaje que duraría diez años más, es el relato conocido con el nombre de la Odisea.
Tras partir de Troya, inició el viaje de regreso anclando en el país de los Cicones donde saquearon a la ciudad y se llevaron mujeres y bienes como botín.
A continuación estuvo en el país de los Lotófagos, donde tres de sus hombres comieron flor de Loto, planta de un dulzor maravilloso que todo el que la toma se olvida de todo y solo desea quedarse a vivir allí sumido en un sueño maravilloso.
Luego estuvo en la isla de los Cíclopes, donde se atrajo la cólera de Poseidón tras dejar ciego al hijo de este dios, Polifemo, quien se comió a algunos de sus compañeros antes de que consiguiesen escapar.
A continuación llegó a la isla del rey Eolo , quien les atendió de forma hospitalaria y les dio unos odres donde estaban encerrados los vientos desfavorables, pero sus hombres vencidos por la curiosidad y, cuando ya se deslumbraba Ítaca, abrieron el cofre y los vientos desfavorables los alejaron de allí. Llegaron entonces al país de los antropófagos Lestrigones que devoraron a tres de los hombres de Ulises.
Más tarde llegarían a la isla de Ea, donde vivía la maga Circe que le retuvo un año a su lado.
También realizó una evocación de los muertos en el país de los Cimerios, donde llegó a conversar con las almas de su madre Anticlea, Heracles, Agamenón y Aquiles, entre otros, y con el adivino ciego Tiresias quien le señaló la peligrosa ruta que debía tomar para volver a Ítaca.
Pasó junto a la isla de las Sirenas, protegiéndose de su canto diciéndole a sus hombres que se tapasen los oídos con cera y a él que lo encadenasen al mástil de su barco y que no le soltasen por más que suplicase, así atravesó el peligroso estrecho entre Escila y Caribdis.
Llegaron entonces a la isla de las Vacas del Sol, pertenecientes al dios Helios, y pese a las advertencias de Tiresias de que no se las comiesen bajo ningún concepto, en un descuido de Ulises sus hombres cegados por el hambre se las comieron. Zeus los castigo con la muerte, enviando al monstruo Caribdis, que provocó en el océano en una fuerte tempestad, ahogándose todos excepto Ulises. Los vientos lo arrojaron a la isla de Ogigia donde reinaba la ninfa Calipso, hija del Océano que le ofreció hacerse inmortal si prometía olvidarse para siempre de Ítaca, allí permaneció durante varios años.
La Odisea no se cuenta cronológicamente. Empieza narrándose desde este momento en que está en Ogigia, prisionero de la ninfa Calipso (que quería que fuera su esposo). Es gracias a Atenea (pide a Zeus que intervenga para liberar al sufrido héroe), que Calipso deja marchar a Zeus, después de que la visitara Hermes por orden de Zeus.
Es entonces cuando llega al país de los Feacios y es conducido por la princesa Nausícaa a presencia de su padre Alcínoo, que finalmente pone a su disposición una nave para que llegue a Ítaca.
Ya en Ítaca, comprueba que su palacio se halla invadido por un numeroso grupo de pretendientes que trataban de casarse con su esposa Penélope mientras consumían los bienes del palacio.
Ulises accede al palacio disfrazado de mendigo y con ayuda de su hijo Telémaco y del viejo porquerizo Eumeo y del boyero Filetio mata a todos los pretendientes, que son hijos de las mejores familias de Ítaca.
Cuando los padres de los pretendientes muertos pretenden cobrarse venganza en Odiseo y Telémaco, y el viejo Laertes, mata de una lanzada a Eupites, padre de Antinóo. Interviene entonces Palas Atenea para poner fin a la lucha y por consejo de Zeus hace que “se olvide la matanza de los hijos y de los hermanos, y que haya paz y riqueza en gran abundancia como antaño”. Orden que Odiseo (Ulises), “muy alegre en su ánimo” cumplió con gusto.

Tras todas estas aventuras narradas en la Odisea, se cuentan distintas versiones sobre el final de la vida de Ulises.
En el último de los poemas del Ciclo Troyano, se describe el viaje de Ulises al país de los tesprotos, donde acabó casado con la reina Calídice. Al morir Calídice, regresó a Ítaca, donde Penélope había dado a luz a Poliportes. Posteriormente Telégono, hijo de Circe y Ulises, llegó a Ítaca en busca de su padre y mató por error a Ulises, su padre, pero, tras reconocerlo, se lamentó de lo ocurrido y llevó al cadáver a Penélope, junto a Circe. Finalmente Telégono se casa con Penélope su madrastra y Telémaco con la diosa Circe, madre de su hermanastro.

En otras versiones posteriores, se cuenta que Penélope habría sido seducida por alguno de los pretendientes, y Ulises habría, por ello, devuelto a Penélope con su padre o incluso la habría matado.
En otras versiones, habría sido desterrado por Neoptólemo, el hijo de Aquiles a Etolia, donde moriría a edad avanzada.
Según una leyenda, Ulises (Odiseo) sería el fundador de Lisboa. El antiguo nombre de la capital portuguesa, Olissipo ha sido interpretado por algunos historiadores como una referencia a Ulisses, su supuesto fundador.

Anuncios

2 comentarios (+add yours?)

  1. luana
    Abr 05, 2014 @ 19:57:24

    linda historia

    Responder

  2. kiara ramirez
    Abr 05, 2014 @ 19:58:14

    me ayudo en mi tarea de comunicacion

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: